La mayoría de los trabajadores, por no decir todos, buscan el asesoramiento de un abogado laboralista Sevilla cuando ya han sido despedidos o sufrido un accidente laboral. Pero rara vez, se da el caso de alguno que preocupado por cuidar su trabajo, haga una consulta sobre las formas más comunes de despidos.

Puede parecernos irrelevante o que somos tan buenos en nuestro oficio que jamás nos tocará pasar por ello, pero el desconocimiento de la ley es un aspecto que siempre jugará en nuestra contra.

Si queremos prescindir del abogado laboralista, basta con consultar el artículo 54 del estatuto de trabajadores. Pero lo que no podemos prever, son las formas y estrategias que habitualmente usan las empresas para aplicar esta norma. Aquí, inevitablemente necesitamos del auxilio de un jurista.

Mantente atento

Y es que, entre las formas más frecuentes en la que se despide disciplinariamente a un trabajador, hay algunas que, sin el debido asesoramiento, jamás podríamos evitar.

Algunas previsibles pero a pesar de ello, muy frecuentes, son las inasistencias o impuntualidades repetidas en el trabajo, las ofensas verbales y la falta de obediencia al superior.

Hay un par de causas que no tienen tanta apariencia de falta como las anteriores. Una de ellas, es la disminución en el rendimiento, cosa que a todos en algún momento nos pasa, pero a lo cual nuestros jefes están muy atentos, esperando tener la oportunidad de despedirnos.

La otra, tiene que ver con la buena fe contractual, que casi todos pensamos cubrir con una actitud honesta, pero de simples acciones como el revisar páginas web personales  en horas de trabajo, puede valerse el jefe para invocar una falta.

El que seamos despedidos a veces es consecuencia de nuestro descuido en buscar asesoramiento oportunamente, no le facilites la jugada a tu jefe, consulta a un abogado laboralista y mantente atento.

abogado laboralista sevilla