Las compañías de ventas suelen ser los mejores lugares para trabajar, sobre todo cuando te dan la oportunidad de viajar y conocer nuevos e increíbles lugares. Tengo la suerte de pertenecer a una muy grande que se ocupa de vender calzados deportivos. Durante los últimos años nos hemos ocupado de  proveer zapatillas a algunos equipos europeos de fútbol muy reconocidos. Los jugadores aman nuestros calzados, pero lo que más aman es ser los primeros en tener los últimos modelos.

Durante mi último viaje de trabajo me tocó visitar Estocolmo. Mi misión era concretar algunas ventas con los equipos locales de fútbol como AIK Solna, Djurgardens IF Fotboll, Reymersholms IK y Westermalms IF, entre otros. Fue una buena experiencia, ya que los representantes de estos equipos son muy abiertos a los productos y propuestas nuevas. Logré concretar los tratos tan rápido que me quedó bastante tiempo libre. Entonces decidí salir a dar un paseo por la ciudad.

Cuando me encontraba caminado en una de las plazas centrales, me topé con los servicios de free tour stockholm. Se trata de algunos guías locales, muy jóvenes, que te dan la oportunidad de conocer su ciudad mediante visitas explicadas en tu propio idioma. Fueron todos muy amables y pacientes con los curiosos. Sin embargo, me encontraba algo inquieto porque no había encontrado nada para llevarle a mi esposa. Desde que nos casamos, siempre le llevaba algún regalo de cada uno de mis viajes.

El clima sin duda fue lo que más me distraía a cada momento, pues mi viaje lo realicé en invierno. Entonces me dio mucha curiosidad lo saludables que se mantenían las plantas en aquellos parques centrales a pesar del clima tan adverso. Pues resulta que de hecho esos árboles y plantas son resistentes al frío por naturaleza.

Por ello tuve la gran idea de explorar algunos viveros de los alrededores y llevar a casa alguno de esos maravillosos árboles para sorprender a mi esposa. Sin duda, quedé sorprendido al ver la gran variedad de ejemplares. Algunos de los que más llamaron mi atención fueron:

  • Sauce blanco
  • Grosella roja
  • Bonetero rastrero
  • Hiedra
  • Madroño
  • Boj común
  • Ciprés
  • Gomero de la sidra
  • Chopo lombardo
  • Abedul blanco

Quedé maravillado ante tanta variedad, pero sólo podía llevarme uno, debido a ciertas complicaciones que tienen los vuelos con el transporte de plantas. El árbol que compré fue el Sauce Blanco, pues desde hace tiempo necesitábamos algo de sombra en nuestro jardín. Sé que fue una buena elección y ahora sólo queda esperar a que crezca.