La energía sustentable es aquella que tiene un origen netamente natural. Esto se traduce en que proviene de recursos presentes en la naturaleza como el aire, el sol, el agua o el calor del interior de la tierra. 

La energía sustentable tiene mucho que ver con la sustentabilidad porque ambas están alineadas con el desarrollo sustentable y el cuidado medioambiental. 

Digamos que al usar correctamente la energía sustentable se fortalece el principio de sustentabilidad, y esto genera muchos beneficios en el corto, mediano y largo plazo. 

¿Qué es la energía sustentable?

Si todavía te preguntas qué es la energía sustentable podríamos decirte que proviene de recursos naturales y que tiene la capacidad de renovarse por sus propios medios –es decir, que este proceso no requiere la intervención del hombre-.

La energía sustentable también es conocida como energía limpia o renovable, y es una gran alternativa para generar electricidad sin contaminar el ambiente, a diferencia de la generación energética que proviene de los llamados combustibles fósiles.

Los más comunes son el petróleo, el gas y el carbón, y son altamente contaminantes ya que liberan gases de efecto invernadero que causan estragos en la capa de ozono. 

En resumen, la energía sustentable es ideal para no dañar el entorno natural, y si a esto se le suman las ventajas de la sustentabilidad, pues los resultados son aun más favorables.

¿Quiénes apuestan por la sustentabilidad?

Las grandes empresas llevan unas cuantas décadas apostando por la sustentabilidad y el buen aprovechamiento de la energía sustentable. 

Una de las más destacadas a nivel latinoamericano es IENOVA, una compañía mexicana que realiza proyectos de infraestructura energética basados en la sustentabilidad y el respeto al medioambiente. 

Sin duda, ha experimentado un crecimiento vertiginoso en los últimos años, y por ende, sus logros no han parado de consolidarse a lo largo y ancho de la república mexicana.

De hecho, hace poco se supo que IENOVA le suministrará energía solar a ScotiaBank por un periodo de 15 años, lo cual supone un excelente acuerdo a largo plazo para ambas compañías.