ignifugaciones materiales

Todos los avances científicos y tecnológicos tienen como finalidad facilitar las actividades del hombre, lo que se evidencia, por ejemplo, en las diferentes herramientas de comunicación disponibles en los tiempos que corren. Así mismo, dichos desarrollos están orientados a aumentar la seguridad del medio ambiente y evitar pérdidas humanas, siendo las ignifugaciones materiales muy importantes en lo que respecta a minimizar la propagación de incendios en edificaciones.

El fuego representa una fuente de calor indispensable en hogares, industrias, sistemas de calefacción y en prácticamente todos los lugares donde habitan personas. Por lo tanto, los materiales usados para sus construcciones deben ser resistentes a incrementos de temperatura, en caso de un accidente por descontrol de una reacción por combustión. De allí, que se han desarrollado productos para la madera, textiles y metales, que impidan la expansión de la llama.

Cabe destacar, que lamentablemente todas estas mejoras de protección pasiva, han sido desarrolladas después de muchos incendios de gran envergadura, cuyos estragos fueron devastadores. Algunos de los eventos no deseados, en España, son: las enormes llamas del Bages, en 1998, las cuales afectaron más de 20.000 hectáreas de siembra; y también el desastre ocurrido en las Minas de Riotinto (2004), por origen forestal, llevando consigo las construcciones cercanas.

De allí, que legalmente están establecidas normas obligatorias para las construcciones, referente al uso de materiales de ignifugación. En tal sentido, existen recubrimientos como pinturas, resinas y espumas que incrementan la resistencia al calor de los elementos de madera de cualquier casa, edificio, local u oficina: paredes, techos, suelos, vigas, puertas, etcétera. Estas sustancias deben ser aplicadas y mantenidas por expertos, de forma que logren el objetivo y la inversión perdure por años.

De modo similar, en el mercado se encuentran productos y técnicas de limpieza para el tratamiento ignífugo de textiles. Estos son fundamentales en los lugares con cortinas, alfombras, tapetes, cojines, muebles y telones, tal es el caso de los cines, teatros, auditorios y salones de fiestas.

Ahora bien, aunque dichos productos disminuyen la propagación del fuego, es menester que las personas no induzcan incendios forestales, ya que, además de originar pérdidas materiales, impacta negativamente al ecosistema (fauna y flora) de bosques y zonas verdes. Por otro lado, ser cuidadosos cuando trabajen con combustibles, gases inflamables y alejar a los niños.