Male hand paying 50 euros to someone else, isolated on white

Uno de los peores escenarios que puede vivir una persona a nivel económico es aparecer en algún registro de morosidad como la lista ASNEF o RAI. Esto representa una grave limitación, especialmente, a la hora de conseguir financiación a través de bancos y otras entidades. Ahora bien, la manera más rápida de salir de estas famosas listas es pedir uno de los préstamos para morosos.

Actualmente, es muy sencillo enfrentar esta crisis con tan solo pedir un préstamo especial en alguna empresa que se dedique a esta actividad. Por supuesto, debe consultar las diferentes propuestas y elegir aquella que le ofrezca una alternativa de pago cómoda y confiable, que le permita volver a estar activo en el sector financiero.

A estas  listas también se les conoce como ficheros de morosidad, los cuales son registros en los que se  encuentran todas las personas que mantienen una deuda con una entidad, así sea un incumplimiento de pago de la factura telefónica. Pero, la única manera de salir de estos listados es realizar cada uno de los pagos que tenga atrasado.

Mantener deudas impide que se pueda contratar servicios en compañías de financiación o servicios como, por ejemplo, solicitar un crédito, cambiar de operador telefónico, adquirir una póliza de seguro diferente, unificar préstamos, solicitar algún crédito para un negocio, adquirir un coche o una vivienda.

Según recientes estadísticas, entre el año 2007 y 2015, el número de personas incluidas en los registros de morosos aumentó considerablemente. Es decir, cada vez son más individuos que necesitan una ayuda adicional para solventar esta situación y, para ello, lo más recomendable es solicitar un préstamo.

Si no quiere que sus datos aparezcan en estos ficheros, consulte las diferentes alternativas que le ofrecen las empresas especializadas. Obtenga de nuevo su liquidez y olvídese de las deudas pendientes.